Noticias

Saqueos y autodefensa: impacto social en Chile post terremoto 2010

  Saqueos

Conocimos a Pamela Grandón, quien es Doctora en psicología y se desempeña como profesora del Departamento de Psicología en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Concepción. Pamela junto a otros autores publicaron el artículo titulado “Saqueos y autodefensa. Impacto social en Chile post terremoto” el cual revisa los fenómenos protagonizados por la población de la octava región del país afectada por el terremoto del 27 de febrero de 2010.

1. En general, la literatura señalaba que los saqueos y otras acciones antisociales eran muy poco frecuentes en desastres naturales. Sin embargo, lo vivido en la octava región después del 27F apunta en el sentido contrario ¿Piensas que eso puede cambiar el cómo entendemos el tipo de respuesta que tienen las comunidades frente a desastre naturales?
Efectivamente los saqueos frente a situaciones de desastre son poco frecuentes, no obstante hay algunos matices. Se ha visto que en países en vías de desarrollo este tipo de situaciones, aunque minoritarias ocurren en mayor medida, incluso en zonas más desfavorecidas de países con un alto PIB como EEUU también se han presentado éstos, como lo ocurrido con el huracán Katrina. Con esto quiero señalar que los contextos sociales son fundamentales para entender estos fenómenos. Ahora bien, los saqueos ocurrido en Chile después del 27/F, van en la misma línea de lo ya señalado, es decir, aunque la catástrofe natural afecto a un amplio territorio, el saqueo solo ocurrió en algunos lugares, particularmente el cono urbano del gran Concepción. Entonces la pregunta que parece pertinente hacerse es ¿Por qué solo se da en algunas zonas? ¿Qué tienen estas de especial? . Me parece que estas son las interrogantes que se nos abren con lo acontecido, el saqueo como fenómeno que nos remece socialmente, también nos remite a nuestras formas de interacción y organización social, el desastre deja de visto solo como un evento que genera trauma sino que deviene en una muestra del tipo de sociedad que tenemos.

PGrandon

2. ¿Cuáles son las principales conclusiones a las que llegan con el trabajo realizado? ¿Cuáles piensas que son los principales desafíos?
Encontramos, en concordancia con la literatura sobre el tema, que el saqueo es un fenómeno complejo y que no existe “un” tipo sino que presenta múltiples formas. Están las personas que saquearon para satisfacer necesidades básicas de alimentación y agua. Otros sujetos, que presentaban un modo de vida delictual, utilizaron la situación para hacerse con objetos que posteriormente pudiesen comercializar. Están los que viendo la ocasión de conseguir artículos de consumo, que no siempre podían tener o que podían tener de manera gratuita, aprovecharon la oportunidad de adquirirlos. Finalmente encontramos un grupo de personas que saquearon como una forma de expresar su rabia ante un sistema social injusto y desigual, representado por los supermercados y grandes tiendas, en este caso el saqueo fue una suerte de revancha social. Estas distintas formas involucran una serie de factores que facilitan la ocurrencia del fenómeno. Habría elementos gatillantes relacionados con la experiencia subjetiva de los afectados ante la catástrofe, lo que desencadena ansiedad, miedo e incertidumbre fundamentalmente. Por otra parte, está el contexto social post desastre, es decir la forma como se organizó la respuesta social al evento. En este caso el resquebrajamiento del control social por parte de las instituciones del estado, unido a la escasa información y la tardía reacción de las autoridades aumentaron la incertidumbre social. Un elemento que contribuyó a esta sensación fue la información transmitida por los medios de comunicación que fue alarmista y basada, en muchos casos en rumores. Finalmente, están las condiciones sociales previas al desastre, dadas fundamentalmente por la desigualdad social y valores sociales basados en el consumo y el exitismo. Estos factores contribuyeron a generar un clima social de violencia encubierta que se expresa ante el quiebre social.
Por otra parte, un fenómeno que también abordamos en la investigación fue la autodefensa, que se dio como contrapunto a la amenaza del saqueo. Los ciudadanos se organizaron para defenderse de las turbas que constituían un peligro para sus familias y viviendas. Esta organización se hizo por micro territorios, particularmente cuadras y calles. Destacan dos aspectos de este fenómeno, en primer lugar quienes participaron en los saqueos también participaron en acciones de autodefensa, es decir la sensación de amenaza fue transversal y tomo la forma de un otro desconocido. Es interesante destacar que la otredad cruzada por la clase fue el símbolo del riesgo. Personas que vivían en barrios marginales, vieron el peligro en grupos sociales de territorios tan excluidos como los propios, pero que eran considerados como “peores”. En segundo lugar, la autodefensa estuvo marcada por el género, los hombres vivieron ese espacio como una forma de afianzamiento de sus roles sociales, se convirtieron en los defensores y en algunos casos pudieron actuar sus fantasías transformándose en casi “super héroes”. Por último la autodefensa permitió el encuentro con el vecino desconocido y la generación de vínculos sociales.

3. Pensando en los próximos desastres que pueden ocurrir en Chile, ¿qué recomendaciones podrías realizar a las autoridades o gestores del desastre para evitar situaciones como las vividas en Concepción después de ocurrido el terremoto?
Ante un desastre, como el ocurrido el 27/F, es importante disminuir la incertidumbre en la población, para ello las autoridades deben tener planes de actuación, intersectoriales, previos que puedan echar a andar ante la ocurrencia de un evento. Esto implica, no solo guías de acciones generales levantadas por organismos como la ONEMI sino que fundamentalmente, planes locales alojados en los municipios. Estos planes deben haber sido formulados de manera participativa por las distintas instituciones y organizaciones de la comuna como salud, educación, juntas de vecinos entre otras. Además deben estar actualizándose permanentemente y no dejarlos guardados, en espera de ser usados cuando se requieran, pues esto los anquilosa y por tanto les resta operatividad llegado el caso. Lo que estoy diciendo no es nada nuevo, no obstante a pesar de que Chile es un país donde abundan los desastres, no hemos logrado generar una cultura preventiva. Es verdad que vivimos en un territorio donde parecen abundar las catástrofes naturales, no obstante es posible aminorar sus consecuencias mediante medidas preventivas que pasan por estar preparados ante situaciones de este tipo. En este punto vale la pena preguntarse ¿Cuáles son los riesgos particulares que tiene mi comuna? ¿Cómo se pueden abordar antes de que ocurra un desastre?
Por otra parte, es importante tomar medidas que involucren a lo que llamamos factores gatillantes de los saqueos. En primer lugar hay que brindar apoyo emocional a los afectados para paliar los efectos subjetivos negativos del desastre que alientan la sensación de vulnerabilidad. En segundo lugar, se debe intervenir en las condiciones sociales post desastre como una forma de disminuir la incertidumbre de la población, es central la rapidez con que las autoridades actúen y comuniquen las decisiones. En este punto un aspecto de relevancia es la forma como se entrega la información a través de los medios de comunicación. Estos deben regirse por protocolos autorizados que establezcan la manera en que se opera y comunica en una catástrofe. De esta forma evitaríamos situaciones como las vividas el 27/F donde por radio se informaba de las hordas saquedoras que se dirigían a ciertos barrios. Finalmente, hay que considerar las condiciones sociales que hemos denominado pre desastre y que están relacionadas con la forma como se estructura la sociedad. Habitualmente, cuando se toman medidas preventivas sobre los desastres este nivel no se menciona, no obstante su importancia. Nuestra investigación apunta a que la desigualdad social y los valores propios de una sociedad neoliberal contribuyen al fenómeno de los saqueos, por tanto una forma de prevenir estos es introduciendo modificaciones en el sistema de organización social. Mientras las diferencias sociales sean tan grandes y las metas estén puestas en el tener, será más posible que las personas se sientan violentadas por el sistema y con ganas de tomar revancha, lo que contribuye a los estallidos sociales como lo acontecido el 27/F en Concepción.

4. ¿Deseas comentar o agregar algo más?
Creo que de este trabajo surgen una multiplicidad de preguntas y desafíos que sería conveniente abordar. Respecto a los saqueos es necesario saber con mayor detalle que particularidades tiene cada tipo de saqueo descrito. Por otra parte, sería interesante saber cuáles son las motivaciones de personas con un alto estatus que también saquearon. También cabe preguntarse ¿A través de que mecanismo influyen las condiciones sociales en la ocurrencia de este fenómeno?

Además, quiero señalar que el saqueo y la autodefensa son dos caras de la misma moneda, es decir son respuestas sociales interdependientes a situaciones de estrés y vulnerabilidad social agudas que tienen sus raíces en problemas sociales mayores. Finalmente, esta investigación surgió a partir de un seminario de licenciatura con estudiantes de psicología, esto me parece relevante pues creo que de esta forma la academia contribuye a comprender mejor nuestra realidad y así mejora las condiciones sociales en que vivimos.

 

Si deseas revisar el texto completo, puedes descargarlos desde

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=461545458004

Equipo SOCHPED.CL

 

Categoría: